El “Mosca” Pastori, un gran campeón

June 18, 2020

El quíntuple campeón misionero, Miguel “Mosca” Pastori es uno de los grandes pilotos del Campeonato Misionero Automovilismo en Pista  a lo largo de la historia de la fiscalización de la FeMAD. Semanas atrás accedió a las entrevistas en vivo por instagram de esta institución rescatando testimonios de uno de los tantos pilotos históricos de la provincia que sin dudas dejó su huella en cada trazado.

 

Contando anécdotas y vivencias comentó como fueron los comienzos: “empezó con mi papá, le gustaba las carreras y cuando tenia 52 años pudo comprar su primer auto, el auto creo que era del Gallego Fernandez. En ese ínterin teníamos le hacíamos trabajo el señor Wippiplinger, tenía guardado el famoso “Ñandú” e hizo un negocio, que el anécdota queda que por poco no corrió (Mono Hugo) Stanganelli con ese auto. Yo tenía unos 20 años, dije vamos a correr nosotros con mi hermano, entonces la propuesta que tenía el Mono quedó medio de lado en ese entonces y no se cómo era el contacto con papá. Pero le admiro al Mono porque muchas veces no tenía para correr e igual iba, al igual la admiración por Heno, Héctor”.

 

“Nosotros corríamos en motos antes, ahí lo conocíamos al Polaco Litwiñiuk, hablamos con el y así empezamos, el mismo año que papá y termine peleando el campeonato con él, era el o yo. También eran contrincante los mecánicos, Cabral a papá y yo con el Polaco. En verdad quería que el salga campeón, pero le gané por un punto el campeonato porque se le rompió el auto en la última vuelta”.

 

“Corríamos en Apóstoles en el circuito de Aeroclub, también en Eldorado Aeroclub, Posadas y Oberá. Un aprecio especial a Eldorado por lo impresionante lo que acompañaban, también Juampy (su hijo), siempre buenas carreras por el buen aprecio”.

 

“Tenía pilotos como  Tarnowski, Cao López, Bose, también Heno Klein que siempre andaba bien y muy ordenado, yo tenía 21 años y el tenía más experiencia. La juventud también tiraba. Yo siempre agradezco al Polaco Litwiñiuk eran muy duros, hasta que apareció un auspiciante como Don Demetrio Koropeski. Porque antes prácticamente ni cobraba el Polaco, terminaba de las máquinas probaba el auto, el llevaba el auto y salíamos de noche a probar el auto de carrera, era muy inconsciente, pero eran otro tiempo”.

 

“Otro grandes rivales como Roberto Bose (fue un piloto muy limpio y me apuro toda la carrera en una de Eldorado), pero ese primer campeonato lo logré en Posadas. Creía que fue papá campeón, pero ya me había dicho antes el Polaco que yo al decirle que quería dejarle que gané mi papá ´ni loco lo hagas´. Los mecánicos sacaban pecho cuando se ganan”  .

 

Después se dieron bicampeonatos en el Misionero de Pista con aquella cafetera: “se me pone la piel de gallina al recordar que Raúl Badaracco de una copa que donó él y su familia, lamentablemente me entero de su perdida, pero lo recuerdo con este anécdota. Era la copa la que donó.

 

“Agarramos una racha, después de unos 4 o 5 años con Ford, después con Chevrolet, porque no podíamos tener la potencia necesaria para correrles a los Chevrolet. Cambiamos de motor, probamos a las 2 o 3 de la mañana al kilómetro, de día arreglaba motos y de noche terminaba los autos”.

 

“El Ford era muy noble, no se rompía, mientras que el Chevrolet cada tanto se rompía pero tenía más potencia, de todos modos le peleábamos a Bose, a Héctor y Caruza, otro de Cerro Azul”.

 

“Yo corrí ocho años consecutivos, en esos momentos salí cinco veces campeón”.

 

Luego con la creación de nuevas categorías con los “autos compactos” “Creo que Ratoski fue el puntapié en iniciar los autos compactos, corríamos juntos pero la diferencia era mucha con las cafeteras. Después lograron que se junten más autos compactos que las cafeteras”.

 

“Después volví, con el auto de Sauer el cual gané con la Chevy en Apóstoles. Siempre con el Polaco Litwiñiuk, siempre con nosotros, viste que en esto debe existir un ´matrimonio´.  Después le regale a Jorge Litwiñiuk la cafetera, la Chevy y tenía una manera muy rápida de poner a punto su auto ya que venia del karting, lo admiro mucho porque así con lo que tenía le peleaba a Beitia u Okulovich en aquel tiempo, era la puesta a punto a él. Okulovich tenía muy buenos autos, Beitia tal vez rompía alguno que otro motor (risas) ”.

 

“Teníamos los dos autos, Polaco y yo, un buen auspiciante como Don Demetrio Koropeski, que nos decía ´segundo no existe, tienen que ser primero´. Ese incentivo nos obligaba a prepararnos a correr más fuerte y ser protagonista”.

 

“Yo era un piloto que siempre iba para adelante, iba al muere. Si tuve algún roce, era sin intención, como la época con Okulovich en Apóstoles cuando me fui a disculpar en la carpa. Pero siempre fue sin mala intención, se perdona y así fue. Siempre fue de buena fe”

El rival más difícil: “todos eran más bravo: Klein, Bose, Stanganelli, los Ratoski, Okulovich, Beitia, Andrujovich, Arturo hizo muy buenas carreras a este último y después no le podía ganar. Los pilotos es como los niños, después aprendes de quien te enseña. Pero para mi todos fuimos bravos, Héctor, Walterio de Wanda, Jorge Baez, Pizzuti, siempre le querían ganar a los de siempre…”

 

“Corrí  con Garrido, con mi sobrino y mi hermano, José, también creo que con Francisco Litwiñiuk. Me gustaba con acompañante.

 

“Con el tiempo volví yo, con un Ford. Me dijo Don Demetrio ´para que quieren correr”. Hicimos buenas carreras, pero ya eran otros tiempos. Luego ese Ford quedó para Héctor (Grygorszyn)”. Así se fue despidiendo un gran referente del Automovilismo.

 

Su hijo Juampy Pastori

 

Su hijo, Juan Pablo Pastori hizo historia en el automovilismo provincial comenzando en el Karting, pasando por el Campeonato Misionero de Pista en el cual fue campeón con 19 años en el Turismo Pista Clase 2. Mientras que en el 2018, fue subcampeón del Turismo Nacional en la divisional de Clase 2, uno de los grandes protagonistas a nivel nacional que tuvo Misiones con una corta edad. Sin dudas, el acompañamiento de su padre, Miguel Pastori fue fundamental.  

 

“Después con los años, empezó con Juampy (su hijo) en Karting que le preparaba Julio Abente. La madre, no quería saber nada que corriera, pero ´el Juampy quería correr´.  Había muchas discusiones de padres, entonces le dije que teníamos que pasar a los autos.

 

En Oberá le estaba haciendo un tajamar a Okulovich, le compre el auto de Carlitos Jr, el Gol. Juampy no sabía nada, le apareci que le cambie por horas de máquinas a Carlos Okulovich. Fue con Piatti como preparador, le agradezco al Negro Miguez y después se decidió a Peralta. Le quiero agradecer a Roberto porque cuando definieron el campeonato con Badaracco”.

 

“Esperemos volver a nivel nacional a correr, con más tiempo. Para disfrutar más y se puedan hacer unas carreras”.

 

Con un Kartódromo con su nombre y colaborando con el ACM, el automovilismo misionero en general

En el último tiempo, Miguel se dedica a colaborar con el automovilismo como en el autódromo Rosamonte “siempre uno colabora con el autódromo, porque es parte de mi vida el automovilismo, a otra vez se cayó el puente y me pidió Carlos, fui a sacar con la máquina.

 

Tengo muy buena relación todo el grupo del autódromo, Carlos, Juan y Eduardo.

 

La única condición que puse era no ir a las reuniones, yo soy muy casero (risas)”.

 

“El compromiso con el proyecto del Kartódromo era que yo ponía las máquinas y el asfalto la provincia, mi pasaron dos o tres años había hecho mi trabajo. Después con la gestión de Herrera Ahuad se pudo hacer. Querían que hagamos el diseño, pero yo decía que vengan los que corren, ellos den ideas. Siempre con lo que podamos colaborar, lo vamos hacer con trabajo”.

 

“Tenemos a un gobernador y al Rafa como Ministro de Deportes que siempre acompañan al automovilismo deportivo”.

 

“Una vez  Héctor me pidió ir hasta a Apóstoles, me fui sin ningún problema. Fui con mi maquina hasta a Apóstoles para el autódromo porque hacía falta allá y volvi. Es parte de mi esto” confiesa.

 

“El automovilismo une mucho a la familia, se hacen muchos amigos. El deporte le hace bien a los chicos, es muy importante para cualquier ser humano. Fijate cuando una tía de 91 años, que lastima que no van a correr más acá porque voy a extrañar los asaditos, el quería correr algunas carreras acá, así tal vez vamos hacer alguna acá para acompañar. El mensaje es ese, hay que hacer deporte y trabajar.”

 

Anécdotas

 

“Yo le gané a Crispin en Apóstoles, mi auto (Chevy) le pasé en el curvón con la chasis que me acompañaba”.

 

“A mí me gustaba más las cafeteras que los autos. También uno se acostumbra. Era un auto difícil de manejar”.

 

“En una anécdota con Héctor, yo largo en una frenada con la tierra floja y con la cola le pego a Héctor, con la trompa a (Rubén Rogelio)  Ratoski aparentemente. No fue mala intencionada, era muy joven mucha adrenalina. Antes arreglábamos en la pista”.

 

“También tuve una situación con Okulovich en Apóstoles, yo largaba primero, Beitia y otros más, el Ford movía mejor de abajo, me pasa Carlos y cuando quiero salir de detrás de Okulovich la trompa le toca a él y le hago subir al barranco, era para enojarse. Yo era de jugarme mucho. Pero eran otros tiempos. Después en Oberá el se tomó la revancha tocándome dos veces, mi escape terminó pinchando la goma, le cortó el pico y terminó abandonando. Un gran piloto, áspero, pero gran piloto”.

 

Biografía deportiva: Miguel Angel “Mosca” Pastori.

 

Primer Triunfo – 10 de Noviembre de 1.985                       Lugar - Eldorado

Debut TC. Misionero  - 13 de Junio de 2.004                      Lugar - Oberá

Coche -   Coupe Chevy                                                                Posición - Abandono

Primer Triunfo – 15 de Agosto de 2.004                               Lugar - Apóstoles

 

1985: Campeón TC Nea

1986: Campeón TC Nea

1988: 3° en el campeonato del TCNEA

1989: campeón del TC Nea

1992: Campeón

1991 Campeón

 

Su primera victoria en el TCM fue el 15 de agosto de 2004  en Apóstoles con la Chevy que le compró a Luis Sauer.

 

Prensa FeMAD: Alejandro Chino Smialkowski. Agradecimiento a la familia Pastori, a Andrea Maidana, Gringo Coronel, Pablo Lizarraga. Autoridades de la FeMAD. 

 

 

 

 

Please reload